Cinco instituciones y dos empresas firman primer Acuerdo Biodiversidad y Desarrollo por el Putumayo

En la Iniciativa Biodiversidad y Desarrollo de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonia), Parques Nacionales Naturales de Colombia (PNNC), los Institutos de Investigación Sinchi y Alexander von Humboldt, y las empresas Gran Tierra y Amerisur, firmaron hoy el Acuerdo Regional Biodiversidad y Desarrollo por el Putumayo.
Se trata de un escenario de confianza novedoso, entre instituciones y empresas que inició en el año 2014, motivado por un interés de articular la gestión público-privada hacia la conectividad de los Andes-Amazonia (Putumayo), desde una mirada colectiva, regional, participativa y diferencial.
De acuerdo con Carlos Herrera, Vicepresidente de Desarrollo Sostenible de la ANDI, con esta iniciativa se trabajará por la “biodiversidad más allá de los trámites” con un enfoque distinto que contempla: conservación, restauración y uso sostenible. Lo más importante es que el acuerdo se firma en momentos en los que ya están todos los actores listos para trabajar en conjunto y unir esfuerzos por este proyecto.
“Este consenso inevitable nos invita a revisar el tema académico, empresarial e institucional, no ha sido fácil, pero hoy comienza un compromiso y una expresión simbólica de lo que va a ser la apuesta por la Cuenca Alta del Piedemonte entre de los ríos Putumayo y Caquetá, con la población que lo habita aprovechando lo que tenemos: diversidad biológica, cultural y recursos naturales, que se aprovechan y que quede esto con un valor compartido”, agregó Luís Alexander Mejía Busto, Director de Corpoamazonía.
Un acompañamiento muy importante se ha dado por Parques Nacionales Naturales de Colombia, de hecho en la zona de intervención hay 9 áreas protegidas del Sistema de Parques, 5 áreas protegidas regionales, Nodo Quindicocha – RNSC, 3 complejos de páramos, 1 área de Importancia para la Conservación de Aves, 4 Unidades de Ordenación Forestal, 14 cuencas ordenadas, 39 resguardos en Putumayo y 23 en Caquetá.
Para “nosotros es un orgullo pertenecer a esta iniciativa, Parques Nacionales se ve fortalecido con una iniciativa como esta”, afirmó Julia Miranda, Directora de la entidad. “Estamos seguros que estas inversiones que ustedes pongan en los territorios serán costo – efectivas y que esas compensaciones van a producir un efecto muy importante para la región”, agregó Miranda.
Luz Marina Mantilla, Directora del Instituto Sinchi, recalcó la importancia este escenario para generar confianza. “Nuestro trabajo es inminente técnico y la apuesta es a contribuir a que se desarrollen estándares y métodos y se implementen los que ya existen para que las acciones que se desarrollen en el Putumayo sean completas (…) estamos dispuestos a hacer el monitoreo técnico y encontrar la medida del aprovechamiento sostenible y la conectividad de las áreas de intervención”, afirmó Mantilla.
La intención, recordó la Directora del Instituto Sinchi es lograr que el aprovechamiento del territorio avance a la par que su desarrollo sostenible.
Para Brigitte Baptiste, Directora del Instituto Humboldt, esta iniciativa es “fundamental para recobrar la integridad ecológica y social de la región, articular esfuerzos institucionales y demostrar que entre lo público, lo privado y las comunidades es posible hacer inversiones con impacto más contundente”.
Y agregó que se enorgullece en decir que este proyecto es producto de los resultados de trabajo de caracterización y cartografía de biodiversidad, definición de prioridades de conservación que se hizo en una agenda de cinco años con Ecopetrol. “La idea es que la investigación y el trabajo de síntesis sirva para la toma de decisiones, mejorar la eficiencia de las inversiones ambientales y permita guiar las intervenciones del territorio en el futuro”, concluyó Brigitte Baptiste.
Sin los empresarios es imposible hablar de estrategia público-privada y por esto la participación de Gran Tierra y Amerisur le dan sentido y completan este acuerdo de intenciones. “La idea es trabajar en línea con diversas entidades y autoridades ambientales y poder construir juntos”, afirmó el Presidente de Gran Tierra, Adrián Coral. La empresa hoy tiene 12 contratos, tres de los cuales ya están en producción.
Finalmente, Carlos Andrés Martínez, Gerente para Colombia de Amerisur señaló que “Putumayo es la cuenca con más proyección en el país, quizá no tan explorada, pero sí conocida y otros países como Ecuador, que nos llevan 30 años de experiencia (…) es interés de la compañía tener hidrocarburos bien explorados y con respeto de las comunidades y el medio ambiente, de manera alineada (…) este proyecto es una buena manera de hacerlo”.
¿Por qué en el Putumayo?
La zona es estratégica. El piedemonte alberga la mayor diversidad de ecosistemas de la Amazonia colombiana, al ser una zona de transición en donde se entremezclan distintos ecosistemas andinos y amazónicos, entre la gran cuenca del Amazonas (al Oriente) y Nudo de los Pastos y el Macizo Colombiano (al Occidente). Incluye el nacimiento de numerosas fuentes hídricas abastecedoras para la población humana y afluentes de grandes ríos como el Caquetá y el Putumayo; lo cual además, le confiere al piedemonte andino-amazónico un alto grado de endemismo, con especies de plantas y animales únicos.
Esta importancia trascendental del piedemonte se evidencia en las múltiples estrategias de conservación y ordenamiento ambiental: 9 áreas protegidas del Sistema de Parques, 5 áreas protegidas regionales, Nodo Quindicocha – RNSC, 3 complejos de páramos, 1 Áreas de Importancia para la Conservación de Aves, 4 Unidades de Ordenación Forestal, 14 cuencas ordenadas, 39 resguardos en Putumayo y 23 en Caquetá.
Una diversidad que se complementa con la presencia de varios pueblos indígenas Cofán, Siona, Korewaju, Inga, Kamentsa, Murui, Kichwa, Nasa, Awá, Pasto, Embera Chamí y Yanakona, y campesinos de diferentes orígenes y conocimientos.
Además confluye una importante actividad de hidrocarburos, que según el DANE, representa aproximadamente 4,4% del PIB nacional (2016), siendo la principal actividad productiva legal del Putumayo, responsable de 4,1% de la producción nacional petrolera y cerca de 54% de los ingresos del departamento del Putumayo (2015).
Al mismo tiempo, esta región enfrenta un alto índice de deforestación (promedio anual de la Amazonia, 88,300 ha) producto de actividades ilícitas. Situación que además se suma con inversiones y compensaciones empresariales que al implementarse de manera individual, aislada y con baja capacidad de sostenibilidad, aceleran la pérdida de conectividad de estos dos ecosistemas vitales para la sostenibilidad y bienestar social.
Un escenario propicio y que hoy reúne a Corpoamazonia, PNN, SINCHI, IAvH, ANDI, Gran Tierra y Amerisur, desde el principio de corresponsabilidad manteniendo roles y funciones por una apuesta común.

¡Comparte esto!
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com